COMERCIALIZACIÓN DEL PELLET.

 

  Hay tres formas de comercialización:

 

  • A Granel.

 

Se consiguen unos precios más económicos al no tener gastos de ensacado ni de envase.

Este tipo de comercialización está destinada a grandes consumidores con posibilidad de almacenaje en tolvas o depósitos de gran tamaño. El proceso de carga y descarga se realizará desde el mismo camión cisterna, mediante tubería propulsada.

 

  • En “Big Bag”.

 

El tamaño de estas bolsas varía desde 500 Kg. a 1000 Kg. El transporte es sencillo y económico, presentando como único inconveniente la necesidad de tener una grúa, cargador, Clark o similar para poder mover los sacos.

Este tipo de sacos son destinados principalmente para industrias que poseen la maquinaria necesaria para mover los sacos ya que para pequeños consumidores les resulta más difícil disponer de dichas máquinas especiales.

 

  • En sacos de 15 Kg.

 

Es el tipo de comercialización más extendida en la actualidad para el consumo de pellets en viviendas unifamiliares o pequeñas comunidades de vecinos.

Es un envase cómodo y con facilidad de almacenaje, resulta más caro que el resto de formas de comercialización, pero también resulta mas seguro, puesto que los pellets están envasados y perfectamente aislados del exterior.

En la planta que se proyecta, entre el 85 y el 90% de la producción obtenida será comercializada en sacos de 15Kg. al ser el formato más habitual. El transporte se realizará en el camión, desde la fábrica, al receptor final.

 

 

Volver